Search
martes 17 septiembre 2019
  • :
  • :

Internos apícultores celebran el Día Mundial de las Abejas

Internos apícultores celebran el Día Mundial de las Abejas
Dado el éxito del proyecto, el cual se desarrollará hasta noviembre, ya se
está
trabajando para extenderlo.

En poco más de dos meses un grupo de usuarios del Centro de Educación y
Trabajo (CET) La Pólvora se ha convertido en verdadero amantes de las abejas
que llegaron hasta la unidad. Los insectos son los protagonistas del taller
que
está impartiendo la Red Apícola de Casablanca y que busca la reinserción de
los
privados de libertad.
Con el objetivo de festejar el Día Mundial de las Abejas, celebrado el 20 de
mayo, privados de libertad, profesores y personal del CET decidieron
realizar
una muestra de la iniciativa apícola. Ésta se efectuó este jueves en
dependencias de la unidad de Gendarmería e incluyó en recorrido guiado por
los espacios del taller, oportunidad en que los propios internos fueron
explicando el trabajo que se realiza en cada estación.
Si bien los usuarios han ido adquiriendo conocimientos sobre una materia en
la
cual eran ignorantes, ellos mismos reconocen que el mayor cambio que han
experimentado es interno.
Nora Fajardo no estaba inscrita en el taller, sin embargo, le bastó con
escuchar
la charla inicial -a la que asistió pues debía realizar el aseo del lugar-
para darse
cuenta que debía formar parte. Así fue solicitó inscribirse y ante tanta
insistencia finalmente lo consiguió.
“No hay como pagar lo que estoy viviendo. Dentro de mí pensé que iba a salir
muerta de acá y ahora estoy en un mundo muy diferente. Es otro ambiente y
pegamos la sonrisa, somos más amables. Si nos portamos así con las abejas,
con las personas, con nuestros propios compañeros, ya cambiamos la manera
de ser. Ya no somos ariscos, somos más comunicativos”, sostuvo Nora, quien
ya sueña con producir jabones, cremas y champús a base de miel una vez que
recobre la libertad.
Por su parte Claudio Soto recuerda cómo fue su primera experiencia con las
abejas.

“Nos explicaron, en la parte teórica, que no podíamos llegar nerviosos,
porque
si uno llega mal genio o nervioso la abeja reconocen esto y tienden a
atacar,
entonces debíamos adecuarnos y ser bien pasivos para llegar al lugar. Igual
dio
un poquito de susto al principio, pero ya estando aquí nos dimos cuenta que
era súper pasiva la colmena”.
El joven de 29 años concuerda con Noray reconoce que “se ha hecho un lazo,
hemos trabajado en equipo, entonces dividimos las responsabilidades y
también
os ha ayudado para comunicarnos más. Hemos hecho, quizás, amistades, y nos
hemos unido como colmena”.
El trabajo en el CET comenzó la segunda semana de marzo y contempla tres
etapas, las que se extenderá hasta noviembre, aunque, dado su éxito, ya hay
planes para darle una mayor continuidad por medio de un nuevo proyecto.
Parte de estos nuevos objetivos son explicados por la presidenta de la Red
Apícola, Pía Castro.
“Estamos esperando los resultados de la cosecha, creo que eso es
fundamental,
pero, obviamente, ya estamos pensando en mantener el programa. Estamos
viendo con Gendarmería si podemos tener algún tipo de convenio donde se
mantenga en el tiempo. Acá lo ideal y el sueño sería tener unas 20, 30, 40
y 50
colmenas con una miel y donde ellos puedan ir a ferias y mostrar no
solamente
miel, también polen, propóleo”.
El director regional de Gendarmería, coronel Álvaro Rivera, afirmó que
“de lograr que el taller se extienda para el próximo podría significar el
establecimiento de una planta de cosecha y envasado, además de la
comercialización de material apícola fabricado por los privados de
libertad, entre otras iniciativas. Todo esto viene a fortalecer el
proceso de reinserción social, uno de los pilares de Gendarmería y por
el cual estamos trabajando arduamente”.
Además, se espera que prontamente un grupo de scout se sume a esta
iniciativa y realice la reforestación del sector aledaño a las colmenas.